La Messi independencia

Publicado: 18/06/2010 en Futbol

SELECCION

La Selección parece estar encontrando un equipo por sobre todo, incluso por encima de su figura. Las individualidades pesaron y algunas brillaron, pero la sensación de conjunto sólido fue tan contundente como la Argentina con Corea.

Messi gustó más que Argentina en el debut. Argentina gustó más que Messi el día que casi se aseguró la clasificación. El Maradona de esta Selección fue otra vez determinante con su fútbol, se pareció a él mismo, pero conceptualmente el conjunto lo superó: ocupó mejor los espacios, equilibró la banda derecha, resolvió su falta de gestación a partir de una mayor posesión y no perdonó en el área rival. Las individualidades esta vez armaron un equipo.

Higuaín no es Batistuta. Muchas veces ahí está la explicación para algunos goles errados: con Nigeria faltó que le rompiera el arco. Pero es un delantero fino, uno que define con los ojos abiertos. Sus dos cabezazos fueron precisos, uno de pique al piso y otro a contrapierna del arquero. Y también hizo un gol de rebotero. Con un delantero de 10 puntos, entonces, todo resulta más simple.

El definió, aunque el volumen de juego llegó desde atrás. Messi, pese a arrancar demasiado cerca del círculo central, fue un enganche con desequilibrio individual y buen pase. Tevez jugó de Tevez en el Mundial: puede variar de posición, aunque siempre aporta juego, despliegue, tiros de afuera y pases de gol. Heinze brindó su seguridad en la marca. Y en el Kun Agüero estuvo otro atributo: detrás del equipo hay un plantel, suplentes que se sienten parte, que tienen ritmo y talento para volar como lo hizo él. Sin caer en un argentinismo exagerado, hay pocas selecciones que puedan mostrar esa precisión en velocidad y su poder de fuego. En Sudáfrica los jugadores parecen ser los que prometían sus pasaportes.

El equipo de las Eliminatorias corría peligro de primera ronda, el de la Copa del Mundo está para pelear. Todos los jugadores vivían en discusión, pero cambió la actitud general, modificó su cara la estrella. Y fundamentalmente, se encontró con otro técnico. Con uno que parece más entrenador que jugador. Este Maradona está en su mejor momento: habla de táctica y muestra una táctica. La Selección salió a buscar el juego, tuvo pelota parada y sólo se complicó por un desconcepto de Demichelis. Como dijo, se ganó el insulto de 40 millones. Aunque después todos festejaron: Argentina fue Argentina. Un equipo aun por encima del genio de Lionel Messi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s