La noche del adiós

Publicado: 27/07/2010 en Futbol

SELECCION

Diego dinamitó su futuro por televisión: le quiso marcar la agenda a Grondona, reivindicó a Ruggeri, no tuvo autocrítica y se peleó con Tapia. Nada de lo que quería Don Julio…

Ya eran las 0.35 de un lunes que quedará en la historia como el día en que a Diego Maradona le enseñaban la puerta de salida de la Selección. Interrumpió el aire de El Show del fútbol, programa de Alejandro Fantino en América. La elección no pareció azarosa: dio su primera nota tras la eliminación en el canal de Daniel Vila, enemigo de la AFA desde la aparición del Fútbol para todos. Y lo hizo en el programa que tiene como estrella a Oscar Ruggeri. “Me parece que Tapia se fue al carajo”, metió Diego como intro, aunque la pelea con el Chino fueron balas de salva. Los cañonazos que derivaron en su eyección llegarían después, con las condiciones que impondría antes de la reunión con Grondona. Y lo que se intuyó como una reacción maradoniana, fue una apuesta para revertir un escenario que, según el entorno del Diez, ya estaba montado. “No es casual que haya hablado del utilero”, confiaron.

Primero ratificó a Oscar Ruggeri como condición sine qua non de su proyecto. “Está en el Obelisco, conmigo”, apuntó. Y redobló: “Lo pedí y lo voy a seguir pidiendo, es una lucha permanente que tuvimos desde que agarramos la Selección”, reafirmó.

Diego había apuntado a la médula de lo que no quería el clan Grondona. No por nada Humbertito dijo que el Cabezón había sido “el asesor defensivo de la Selección”, una clara ironía tras el 0-4 ante los alemanes… ”Lo lamentable fue lo de Alemania, que si lo planteamos bien o lo planteamos mal, ya ahora es para que algunos lo pongan como en chiste. Si jugamos de la misma manera con los otros equipos, teníamos que jugar igual con Alemania”, argumentó Maradona tras elogiar la convivencia en Pretoria, y antes de negar que tanto él como Mancuso hubieran tenido cruces con Verón luego de haberlo marginado en los últimos dos partidos. Y dejó las dos sentencias que en la AFA se marcaron como las que sellaron su suerte. Primero preguntó Roberto Leto…

-Cualquier cuesitonamiento que haga Grondona ante cualquier colaborador que se tenga que ir, ¿Diego dice chau?

-A mí, si me tocan el utilero me voy, Leto. No hay posiblidad de que me toquen a Mancuso, como están diciendo, a Enrique, o que me quieran poner a éste o a otro… Si me tocan al Gato o si me tocan a Dady, el masajista, me voy.

Y para el final quedó la pregunta de Toti Pasman, el periodista con el que se había cruzado en Montevideo tras la clasificación, el que la tenía adentro…

-¿Viste de nuevo el partido con Alemania?

-¡Otra vez! (Risas).

-Es que la gente te quiere escuchar…

-No, no lo vi ni lo voy a ver, Toti Pasman, no lo vi ni lo voy a ver.

Telón lento y piadoso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s