Argentinidad al palo

Publicado: 11/10/2010 en Futbol

RIVER 0 – GIMNASIA LP 0

El Gato vuela y Ortega mira. ¡Palo! (AMILCAR ORFALI)

Diez situaciones de gol claritas, con tres tiros en los palos: ni así la metió River, que pasó de la ilusión a la puteada y respiró aliviado porque, en el final, Gimnasia casi se lo gana.

Del “ooole” tras el chiche de Carrizo cuando iba un minuto al silbido que fue como un eco del pitazo de Furchi, a los 95’. De los tres remates en los palos en un lapso de cinco minutos al rezo sin careta para que Córdoba fallara las imposibles. De merecer golear a salvarse de la derrota. De un primer tiempo lúcido a una segunda etapa confusa. De merecer una goleada a aliviarse por no perder. De un extremo al otro. De la ilusión a la puteada. Argentinidad al palo.

Que quede claro: River mereció ganar. Que quede claro: fue una hazaña de Gimnasia no irse derrotado. Pero atención: fue un milagro que Jorge Córdoba errara ese poker de situaciones (¡la última, ay, la última!) que dejaron una imagen fantasmagórica sobre el Monumental.

Los tres primeros remates de River se encontraron con los palos. Funes Mori con un derechazo bajo. Lamela, con un centro venenoso. Otra vez Lamela (el más claro del primer tiempo, inexplicablemente sustituido por Cappa en el descanso), con un tiro libre de zurda. Clank, clank, estás liquidado, parecía decirle River a un rival que no lograba cruzar ya no sólo la mitad de la cancha, sino la medialuna del área. Dos tapadas de Sessa, primero ante Pavone, luego frente a Román, empezaron a dibujar muecas de preocupación entre los hinchas de River. Porque el gol no llegaba. Porque esta peli les sonaba de algún lado. En el cierre del primer tiempo, la típica de este tipo de partidos: Córdoba, apenas adelantado, cabeceó solito y Carrizo evitó el 0-1.

Con sus modificaciones, Cappa embarró lo que hasta ese momento sólo era un equipo con sequía de goles para transformarlo en un equipo sin claridad. Sí, es cierto, las situaciones también las generó. Un zurdazo a colocar de Buonanotte. Un cabezazo alto de Román. Un zurdazo de Pavone que Sessa desvió al córner (aunque Furchi cobró saque de arco). Una media vuelta del Tanque, otro bombazo con la boba no tan boba, que pasó cerquita del ángulo derecho. Un cabezazo de Affranchino que Sessa manoteó al córner. Otras cinco claritas. Agua.

Agua se le hizo la boca a Córdoba cuando, en un flash, casi mete tres goles. Fierrazo que tapó Carrizo. Frentazo cerquita del travesaño. Y estirada, solito, tras un centro de Graf, con el arquero ya fuera de foco, pero la pelota se fue por un cachito así…

Gimnasia, uno de los tres últimos del torneo, debería revisar si realmente cree que así podrá evitar el descenso, la Promoción, algo. River, con el punto, sigue en la zona caliente. Porque sus hinchas, esos que cantaban “para ser campeón, hoy hay que ganar”, tras el 0-0 empezaron a preguntar por los malditos decimales. De una tabla a la otra. Lógico.

Fuente: Olé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s