Archivos de la categoría ‘Baquet’

A la pesca de las “semis”. A las 15, Argentina enfrenta a Lituania para meterse entre los cuatro mejores, como en toda la década.

Argentina intentará exponer hoy su experiencia para meterse entre los cuatro mejores (Foto: AP).

Argentina intentará exponer hoy su experiencia para meterse entre los cuatro mejores

La recompensa del triunfazo ante Brasil cotizó en bolsa: un mediodía de descanso para el plantel argentino que hoy se jugará a las 15, ante Lituania, el pase a las semifinales del Mundial.

El impulso triunfal sembró optimismo en un equipo que siente que está a un triunfo de conseguir el objetivo de mínima, volver a meterse entre los cuatro mejores, como ocurrió en toda la década. Y un detalle pinta de cuerpo entero la situación. Después de la práctica nocturna, Marcelo Milanesio salió apurado para no perderse detalle de la paliza del local Turquía sobre Eslovenia, rivales a los que sólo podría enfrentar Argentina… en una final.

“Ganar sería cumplir el objetivo de mínima”, dijo anoche Sergio Hernández en diálogo con Mundo D, mientras agregaba: “Queremos ganarle a Lituania para meternos en semifinales. Sabíamos que esta meta era difícil y se fue poniendo cada vez más complicada con la salida de Andrés Nocioni y los problemitas de Fabri (Oberto). Queremos que la euforia pase, porque este equipo juega mejor bajo presión. Los desafíos nos gustan, los tomamos con alegría”.

Sobre el rival, el DT argentino opinó: “Arme el equipo que arme, Lituania juega bien al básquetbol. Está invicto, supo ir de atrás varios partidos y ganarlos igual. No parece un equipo muy combativo y sin embargo lo es. Tiene jugadores como (Linas) Kleiza, de gran oficio, y son una escuela de básquet”.

Por su parte, el reaparecido pivot cordobés Fabricio Oberto señaló ayer que “llegar a las semifinales es el primer objetivo que tiene este equipo, sabiendo que no hay partidos ni cosas fáciles, como quedó demostrado ahora con el triunfo de Serbia sobre España”.

Luis Scola, valor excluyente ante Brasil y uno de los apuntados como MVP del Mundial planteó que “la figura del torneo serán los que lleguen más lejos. Si nos metemos en semifinales o la final, probablemente se hable de mí y del resto de mis compañeros. Si no, se hablará de lituanos o serbios. La figura coincide con los equipos que llegan más lejos”.

Argentina tiene al alcance de la mano su objetivo primario, para continuar con una rutina que no cansa: meterse entre los mejores del mundo.

Anuncios

Boicot al Mundial

Publicado: 29/07/2010 en Baquet

el gato, la mascota del mundial de basket de Turquia 2010

En 1988, el básquetbol de Estados Unidos recibió uno de los cachetazos más fuertes que recuerde su historia. Ese año, en los Juegos Olímpicos de Seúl, la selección de la Unión Soviética lo dejó afuera por primera vez de una final olímpica al vencerlo 82-76 en una de las semifinales. El episodio, sumado a otro fracaso de los basquetbolistas universitarios en el Mundial de Argentina ’90 (fue tercero), fue el motor que impulsó a la USA Basketball a echar mano a la NBA para recuperar su orgullo y, de paso, promocionar y expandir el negocio de su liga a todo el mundo.

El acuerdo firmado entre David Stern, comisionado de la NBA, y Boris Stankovic, presidente de la Fiba, ofició de génesis del mejor equipo que haya pisado una cancha de básquetbol: el Dream Team I, que afrontó el Preolímpico de Portland y los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92. Ganó caminando.

Pero lejos de ratificar la hegemonía del básquetbol estadounidense, los años siguientes dejaron una certeza: las siderales distancias entre la NBA y el básquetbol Fiba ya no eran tales. Argentina se lo hizo saber en 2002 y 2004 y España y Grecia se lo ratificaron en Japón 2006.

En ese contexto, la NBA sintió que los tiempos cambiaron. Con sus canchas pobladas de foráneos que le aseguran el consumo del producto en todo el planeta, comprendieron que no era necesario arriesgar el prestigio y el físico de sus “embajadores” (los jugadores) en un torneo que, elevó peligrosamente su nivel y jerarquía en base a aquel acuerdo de apertura rubricado en los ’90.

Ahora, más de una treintena de jugadores NBA, entre ellos nuestro “Manu” Ginóbili le dieron la espalda al Mundial de Turquía. ¿Mera coincidencia? Mmm, puede ser. Pero las evidencias apuntan a ser mal pensado: el Mundial y el básquet Fiba no deben crecer más. Al menos con la colaboración de las figuras NBA. ¿El deporte? Bien, gracias.

NBA

Kobe Bryant, el MVP de las finales, no para de celebrar un nuevo título. (EFE)

Kobe Bryant, el MVP de las finales, no para de celebrar un nuevo título.

Se acabó lo que se daba: Lakers campeón. En el séptimo partido de la serie final, en un cierre emotivo, le ganaron 83-79 a los Celtics. Phil Jackson se llevará su 11° anillo como entrenador; Kobe Bryant, MVP de la definición.

Los Angeles Lakers repitieron título de la NBA -su 16°- y se tomaron cumplida venganza sobre los Boston Celtics (83-79) tras la derrota en la final de 2008, en un partido de emociones pocas veces igualada.

Kobe Bryant -23 puntos y 15 rebotes-, flojo en el tiro durante casi todo el duelo (acabó con 6/24 de cancha), resurgió de sus cenizas en la recta final para liderar con diez tantos el último empujón de los californianos, que llegaron a perder de 13 en el tercer cuarto.

Pero los Lakers se dejaron guiar en todo momento por un incomensurable Pau Gasol, autor de 19 tantos y 18 rebotes, con acciones clave a ambos lados de la cancha.

Es el undécimo anillo de campeón para Phil Jackson, el quinto para Bryant (declarado MVP de las finales) y el segundo para el español Gasol, quien como Manu Ginóbili, se bajó del Mundial de Turquía 2010.

Por los Celtics, que acusaron un bajón de energía en el último cuarto, destacaron Paul Pierce con 18 puntos y 10 rebotes, y Rajon Rondo con 14 tantos y 10 asistencias.

El arranque dejó al público angelino algo helado. A pesar de que Derek Fisher encestó su primer triple en toda la serie, la experiencia de Rasheed Wallace dio calma a Boston y contrarrestó el imponente ambiente que se vivía en el Staples Center.

Rajon Rondo recogió el guante y tomó el mando. Asistió a Allen, imprimió velocidad al ataque e insufló carácter a la defensa, claves que llevaron a los Celtics a gozar del primer colchón importante al término del primer periodo (14-23), con buenos minutos de Glen Davis.

Esos 14 puntos fueron la anotación más baja en un cuarto de una Final desde 1955.
Los Lakers acusaban los nervios y se mostraban muy precipitados. Acabaron el primer cuarto con un paupérrimo 6/27 en el tiro (22,2%), en el que Bryant tuvo mucho que ver, y Gasol se fue al banco a los diez minutos con dos personales.
Sin embargo, un parcial de 11-0 comandado por Ron Artest dio la vuelta a la situación (25-23) parecía arengar a los Lakers a pesar de los malos porcentajes de Bryant y Gasol.

En un constante toma y daca, lastrado por la falta de brillantez en el juego y la imposición de las defensas, los Celtics reaccionaron de nuevo (31-38) con Allen y Paul Pierce dando rienda suelta a sus muñecas justo antes del descanso.

El equipo de Doc Rivers sobrepasó la barrera de los diez puntos al comienzo de la segunda parte (36-49). Eran momentos de gran zozobra para los californianos, colapsados en ataque e impasibles ante el despertar de Kevin Garnett.
Bryant seguía intentándolo a pesar de su 3/17 en lanzamientos y Gasol no recibía el balón. Rondo era amo y señor del partido, y sólo pequeños impulsos a favor de los Lakers, con apariciones clave de Lamar Odom, fueron limando la diferencia, que se quedó en cuatro (53-57) a falta de un cuarto.

Gasol dio primero. Garnett contestó. El Staples comenzó a gritar el nombre de Kobe. Los angelinos confiaban en él a toda costa. Entonces se sacó tres tiros libres de la chistera y Artest se encargó con un dos más uno de empatar el duelo (61-61).
Sonaban tambores de guerra. Habían pasado 42 minutos y todo seguía en tablas. Bryant, con cuatro puntos seguidos, puso por delante a los Lakers por primera vez desde el primer cuarto (68-64), mientras los Celtics, absolutamente bloqueados, se daban de bruces una y otra vez con el entramado defensivo de Phil Jackson.

El Big-Three mantenía a flote a duras penas a los Celtics, hasta que Gasol, con un movimiento sideral en el interior de la zona, ahogó a Boston (76-70) a falta de 1:30. Después llegaron tres triples seguidos, obra de Wallace, Artest y Allen, que echaron más leña al fuego, sofocado por dos tiros libres de Bryant y, en los instantes finales, por Sasha Vujacic.

La gloria era de los Lakers. Por segundo año seguido. Y por primera vez ganándole a su eterno rival desde la temporada 1986-87, cuando el MVP fue para Magic Johnson. La derrota de 2008 escocía desde entonces. Pero la venganza aguardaba a los Lakers.

La ficha del partido
Los Angeles Lakers 83: Fisher (10), Bryant (23), Artest (20), Gasol (19), Bynum (2) -cinco inicial-, Odom (7), Brown (-), Vujacic (2), Farmar (-) y Powell (-).
Boston Celtics 79: Rondo (14), Ray Allen (13), Pierce (18), Garnett (17), Wallace (11) -cinco inicial-, Tony Allen (-), Davis (6), Finley (-), Robinson (-) y Scalabrine (-).
Arbitros: Joe Crawford, Dan Crawford y Scott Foster. Eliminaron por personales a Wallace.

Incidencias: Séptimo partido de la Final de la NBA, disputado en el Staples Center, de Los Angeles, ante 18.997 espectadores.

FUENTES: EFE

BÁSQUET » SIONISTA

En un “Poli” colmado, el Griego superó a Sionista 74-72, y se quedó con el quinto punto de las semifinales. El miércoles arranca ante Peñarol en Mar del Plata.

Bruno Lábaque y Héctor “Pichi” Campana fueron de los hinchas más eufóricos en el Cerutti.

Atenas consiguió esta noche el pase a la final de la Liga Nacional de Básquetbol, luego de superar a Sionista 74 a 72, en un Polideportivo Cerutti colmado, para quedarse con la serie de playoffs.

El miércoles, desde las 21, comenzará la final enfrentando a Peñarol, en Mar del Plata.

El partido fue emotivo y los cordobeses estuvieron abajo del marcador durante casi todo el juego.Federico Ferrini y Juan Manuel Locatelli fueron protagonistas de una remontada épica.

En los primeros minutos el visitante se mostró más eficiente y tradujo casi todos sus ataques en puntos.

Fue sólido en defensa y obligó al “Huevo” Sánchez a rotar sus jugadores. En ese lapso se vio un gran trabajo del paraguayo Javier Martínez, lanzando y penetrando. Con 19 puntos, al cierre del primer tiempo fue el goleador del juego.

Atenas insinuó una reacción con el ingreso del “Kili” Romero, autor de un “triplazo” que encendió al Cerutti. También “la Pantera” y Diego Ossella aportaron actitud y gol.

Los casi 3700 asistentes al “poli” (capacidad agotada) entonaban el intimidante “Esto es Atenas la p que lo p…”

Ferrini revitalizó el juego y se llevó una ovación con una penetración al estilo Ginóbili. Por su parte, Locatelli embocó dos triples seguidos y confirmó la levantada verde.

Al comienzo del último cuarto estaban 57-57. Pero Sionista no aflojó y se fue a 63.

Esadiferencia fue un quiebre. A partir de ahí, Atenas ajustó la defensa. Apareció la garra de Lo Grippo tanto en ataque como en defensa.

Pero fue “palo y palo” hasta el final, con un Sionista concentrado y con un equipo cordobés que apeló al corazón para ganar. Así, y aunque Locatelli erró simples claves, Atenas pudo pasar al frente y terminó ganando un juego tremendo.

Entre los ilustres en el estadio, pudo verse a Marcelo Milanesio, el vicegobernador Héctor “Pichi” CampanaBruno Lábaque y el titular de la Agencia Córdoba Deportes, ex jugador y entrenador de Atenas, Medardo Ligorria.

Síntesis

Atenas (74): Juan Figueroa 8, Juan Manuel Locatelli 19, Albert White 5, Diego Lo Grippo 11 y Djibril Kanté 9 (FI): Juan Cantero 2, Cristian Romero 6, Diego Osella 3 y Federico Ferrini 11. DT: Oscar Sánchez.

Sionista (72): Luis Cequeira 4, Javier Martínez 25, Patricio Rodríguez 3, Clarence Robinson 12 y Alejandro Zilli 10 (FI); Matías Fioretti 4, Daniel Hure 8, Gary Buchanan 6 y Ramiro Iglesias 0. DT Sebastián Svetliza.

Parciales Atenas: 16-24; 35-40; 55-57; 74-72.

Arbitros: Alejandro Chitti, Fernando Sampietro y Alejandro Ramallo.

Estadio: Polideportivo Carlos Cerutti.

0242485b

El comité central de la Federación Internacional de Básquetbol decidió en Ginebra la creación del primer Mundial de Clubes de Basquetbol, que se jugará en la segunda semana de octubre de 2010.

Dicho comité acordó que el torneo se convierta en un torneo anual en el que tomarán parte los ocho mejores equipos del mundo.

Los equipos participantes serán cada uno de los campeones de las cinco zonas continentales, los subcampeones de la zonas FINA, Europa y FIBA Américas y un club invitado por la ciudad organizadora y que estará sujeto a la aprobación de la FIBA.

El primer Mundial de Clubes se jugará durante cinco días en la segunda semana del mes de octubre del 2010. En total se jugarán diez partidos y el ganador recibirá un premio de un millón de dólares.

Asimismo, el comité central de la FIBA aprobó el nuevo código de la Agencia Mundial Antidopaje del 2009 y la introducción de un programa de controles fuera de competición a partir del año que viene.

En cuando al Mundial 2010 que organizará Turquía, la FIBA expresó su preocupación sobre la viabilidad del campeonato, pese a haber recibido informes detallados de las autoridades turcas.

“El desarrollo de los acontecimientos de los próximos meses será absolutamente crucial y será atentamente vigilado por la FIBA”, señala este organismo en un comunicado.

Finalmente, la FIBA reconoció a la Federación Mexicana de Básquetbol, que preside Modesto Robledo, como el órgano rector de este deporte en dicho país.

Un Griego imparable

Publicado: 04/12/2008 en Baquet
LIGA NACIONAL

Atenas volvió a dar cátedra. Esta vez fue como local ante Libertad de Sunchales al que venció por 75-65. El conjunto cordobés alcanzó su decimosexta victoria consecutiva, una menos que el récord de Peñarol de Mar del Plata. Lábaque fue la gran figura con 26 puntos.

Mal día para los argentinos

Publicado: 05/11/2008 en Baquet

Básquetbol / NBA

916932 

Pese a que Luis Scola anotó 21 puntos, Houston perdió; San Antonio, con Oberto, tampoco pudo ganar